Así es el salario mínimo en los países europeos

El salario mínimo es uno de los principales indicadores para conocer la calidad de vida de los países actuales. Se basa en la cantidad mínima que un trabajador debe recibir en cualquier empleo. Su aplicación ocurre en la mayoría de las naciones del mundo, debido a que se trata de un acuerdo laboral.

Una de las características del salario mínimo es que difiere de cada país. La razón es que, al tener cada nación un índice de inflación particular, además del valor propio de su moneda, el monto debe variar.

En los países europeos esto no cambia. En algunos el salario mínimo es mayor a los 1000 euros, mientras que otros resulta menor a 500. No obstante, hay que recordar que esto se adapta al nivel de trabajo y el costo de la vida de cada uno.

Salario mínimo europeo

Un aspecto de importancia en Europa es que no todos los países cuentan con salario mínimo. Finlandia, Dinamarca, Chipre, Austria, Suecia e Italia no lo poseen. La razón es que el pago a los empleados se determina con características propias, lo cual no necesariamente indica que sean países en precarias condiciones económicas.

Salario mínimo europeo

Más allá de ello, y para entender de mejor manera la diferencia de salarios, es posible dividirlos en tres secciones: un salario mínimo inferior a 500 euros, un salario entre 500 y 1000 euros, y un salario mínimo superior a 1000 euros.

Menor a 500 euros

En esta sección se ubican países como Albania, con 181 euros; Macedonia; 240 euros; Bulgaria, 261 euros; Serbia, 285 euros; Montenegro, 288 euros; Lituania, 400 euros; Rumania, 408 euros; Letonia, 430 euros; Hungría, 445 euros; Croacia, 462 euros; República Checa, 478 euros; Eslovaquia, 480 euros.

Entre 500 y 1000 euros

La sección la inicia Estonia, con 500 euros; Polonia, 503 euros; Portugal, 677 euros; Grecia, 684 euros; Malta, 748 euros; Eslovenia, 843; España, 900 euros.

Más de 1000 euros

El último lote lo incluyen Reino Unido, con 1401 euros; Alemania, 1498 euros; Francia, 1498; Bélgica, 1563 euros; Holanda, 1578 euros; Irlanda, 1614 euros; Luxemburgo, 1999 euros.

Salario mínimo en España

El salario mínimo en España ha tenido su evolución, adaptándose a las diferentes crisis económicas y el alza de precios.

Vale la pena destacar que su cálculo se adecúa al avance de los costos de la vida, para así ser más accesible la compra de los productos y servicios.

Salario mínimo en España

Un ejemplo de cómo ha evolucionado se ve claramente hace 10 años, cuando era de 624 euros. Hoy, estando ubicado en 900, muestra un alza debido a que los precios no son los mismos de hace una década.

Estas subidas van a la par del resto de los países. Por ejemplo, hace 10 años el salario mínimo de Francia era de 1280. Hoy, en 1498, se muestra que si bien la crisis económica en Europa afectó a la mayoría de las naciones, los salarios se han ido e irán adaptándose a los costos de vida.

Paridad del Poder Adquisitivo

Un último concepto para entender las diferencias del salario mínimo en Europa es el de Paridad del Poder Adquisitivo. Esto hace referencia a los distintos productos y servicios que se producen por países, los cuales tienen su costo propio.

Si bien en algunos países el salario mínimo puede parecer bajo, esto no necesariamente implica que sus habitantes vivan en peores condiciones. La Paridad del Poder Adquisitivo en ellos puede también ser baja, lo cual explicaría el monto de sus salarios.

Lo mismo sucederá con aquellas naciones con salarios mínimos muy altos, debido a que, por lo general, los precios de sus productos y servicios son excesivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.